El eterno canto de Olivia Arévalo

1937 – 2018

Olivia Arevalo fue una onaya o “sanadora de plantas medicinales” del pueblo Shipibo-Koniko, una étnia que habita en las orillas del Río Ucayali en la Amazonía Peruana.

En su comunidad era llamada “La última Meraya” (máximo curandero del pueblo) y era considerada “una enciclopedia andante de la medicina tradicional shipiba“.

Fué difusora de los íkaros o “cantos sagrados”, declarados Patrimonio Cultural de la Nación en el año 2016.

Trabajaba haciendo curaciones basadas en plantas medicinales. Los Íkaros y el ayahuasca eran sus principales herramientas de trabajo.